Propagar Frutillas

Si hay una planta fácil y carne de chancho, es la Frutilla

PerfectStrawberry
Frutilla típica. Engendro de hoy por hoy.

Dato rosa de esta planta deliciosa:
La madre de TODAS las frutillas al rededor del mundo, es chilena. Si señores y señoras, otra cosa más de la que podemos cachetonearnos en alguna reunión ultrafome sin tema de conversación.
La frutilla chilena es la blanca (Fragaria chiloensis), que tan de moda está ahora en pinterest. ¿Y porqué es la madre? porque es la más dulce de todas las frutillas!
Así es que para hacer el engendro que comemos todos los veranos en todo el mundo (Fragaria × ananassa) se cruzó la blanca y dulce frutilla chilena, con otra roja chiquitita (F. virginiana).
Así es que ya sabe… si no tiene de qué conversar y está mega desesperado, este dato rosa le viene súper!

Ahora a lo mío:
Propagar frutillas debe ser como lo más fácil de hacer en el huerto.
La frutilla además de ser deliciosa y muy muy ornamental, es lo más amigable que hay con el jardinero principiante.
Tan amigable es, que se propaga prácticamente sola! Solo pide que cuando lo haga, haya tierra en donde aterrizar. Y es ahí cuando aparecemos nosotros.
Si tienes tus frutillas en la tierra, te habrás dado cuenta de que las frutillas son correderas. Y lanzan unos tentáculos que luego se convierten en otra planta de frutilla. Así es como se apoderan del mundo.

Pero cuando tenemos las frutillas en maceteros, las pobres tiran y tiran tentáculos que finalmente se pudren en el aire, porque no tienen donde esparcirse.
Ahí, lo que hay que hacer, es darles el medio para que crezcan y luego cortar el tentáculo.
En la foto un ejemplo de cómo hacerlo.

Simplemente necesitamos un pedacito de bolsa y un elástico de pelo.
Aquí todo depende de la creatividad y chispeza de cada uno, porque finalmente puede ser cualquier pedazo de bolsa de lo que sea (Y es una buena manera de reutilizar las bolsas inútiles de las farmacias). y en vez de elástico, se puede usar hilo, lana, scotch… infinidá de cosa.

La idea es envolver el tentáculo con hojitas nuevas, en un “maceterito temporal” que le sirva para echar las raíces que luego va a poner en mucha tierra.

En esos “maceteritos colgantes” las dejamos por lo menos 1 semana.
Tienen que crecer un poco las hojas, así es que es importante darles tiempo. Yo, por ejemplo, creo que estas van a estar así por 2 semanas. Pero hay que ir mirándolas para ver si siguen verdes y lindas… Si alguna se empieza a poner amarilla, es mejor cortarla antes y transplantarla para darle más chances de vivir.
Bueno… al pasar esa semana o 2, cortamos el tentáculo que la une a la planta y la pasamos a un macetero más grande para que crezca como una planta aparte.

La gracia de estos tentáculos, es que como están conectados a la planta madre, no es necesario abrir la bolsita para regarlos, porque se están alimentando del tentáculo que las une a la mamá. Algo así como el cordón umbilical de las frutillas.
Tampoco podemos hacer los maceteritos con tierra seca seca!! hay que humedecer un poquito esa tierra porque yapo! es obvio… necesitan agüita!

El resultado es un conjunto de semi globitos que cuelgan de las frutillas. Igual se ven lindos! como frutiparacaidistas.

¿Y para qué hacemos esto? Para tener más frutillas! Si es que queremos… está claro.
Yo, por ejemplo, las encuentro tan lindas, que tendría frutillas en todas partes.
Nunca me han gustado tanto de sabor… (prefiero un durazno o una piña) pero son preciosas y como plantas me alegran la vida. Así es que quiero miles.
Si finalmente no sabes qué hacer con tantas frutillas, las puedes regalar como engañitos de navidad. O para cuando te invitan a alguna casa. (Siempre hay que llegar con algo).

Regalar plantas es una maravilla. Ojalá  mi me regalaran siempre plantas.

Las amo.

Lo que se hace con ganas y muchas frutillas

One Comment

  1. Me encanto el dato! Me gustan mucho las plantas y en la mañana cuando las fui a regar me preguntaba como tener más ” matitas” de las frutillas, mis hijos estarán felices porque son fan n1 de las frutillas!!