Weber. Las Parrillas Maravillas

A principios de semana les conté que me había ganado un concurso! Y bueno… aprovechando la maravilla que me gané, pensé en hacer un review o reseña.

Qué gané? Una parrilla… Pero no es una parrilla cualquiera… Es una Weber. ¿Qué significa esto?
Bueno, debería contarles un poco de estas parrillas y porqué son tan especiales.
Lo primero, es que son parrillas Gringas, hechas en USA.
Allá, parrilla es sinónimo de Weber y son un ícono del asado por su forma redonda y la manera en que se preparan las carnes con ella.
Es una marca con historia… es decir que no es simplemente una parrilla para hacer tu asadito y blablabla… En el fanatismo que provoca, se podría comparar con un auto o algo así.
Los que usan Weber, no vuelven a usar otro tipo de parrillas, por los resultados que se logran, pero además es el misticismo, el romanticismo de haber partido como el sueño americano de un gringo, que no sospechó lo que estaba inventando, cuando se le ocurrió que tenía que haber una mejor forma de mantener el sabor y los jugos de una carne mientras se asaba.

Hasta ahora hay quienes las coleccionan.
De hecho si vas a la tienda de Weber en Santiago, te vas a encontrar con parrillas de colección al entrar.
Ellos AMAN su producto. Y con toda razón… si en términos de parrillas es como el equivalente a la Kitchenaid. Diseño antiguo. Tan pero TAN eficiente, que no ha habido necesidad de cambiarlo en toda la tracalada de años que han pasado. Lo que además hace que todos los accesorios Weber, sigan tan vigentes como el primer día.
Y conste que esto no lo estoy diciendo porque yo me haya ganado el concurso!
Yo les voy a contar porqué yo las conocía y amaba desde antes!
Tengo un poco de historia con la Weber…

Mi papá es el maestro del asado por excelencia. Y sé que todos dicen eso de sus papás… Pero el mío hace que todos los demás parrilleros se vean ridículos. En serio… Y no me arrugo ni un poco de sobrarme tanto con el talento de mi papá, porque estoy segura hasta mi último hueso de lo que estoy diciendo.
Cada vez que alguien me discute esto, diciendo que conocen al mejor asador bla bla… se arrepienten cuando prueban los asados de mi padre.
La carne de mi papá es superior. PUNTO. Así es… como el cielo es azul, el pasto verde, mi papá es seco jajajajaja!
Mi papá puede hacer carne a la parrilla tan blanda y jugosa como un filete, pero con cortes de carne que nunca te hubieras imaginado… Cosas que solo pueden usarse a la olla a presión… a mi papá le quedan increíbles.
Es como una relación secreta entre él y la temperatura. Una habilidad tipo X-Men
El hombre que controla a la perfección los grados en la parrilla y sabe perfecto cuándo sacar la carne… cuánto esperar para servirla… etc…

Y bueno. Mi papá es todas esas maravillas. Y su parrilla favorita es la Weber ❤️
Corría el año 1990 o 92 y viajamos toda la familia a California USA. Yo no me acuerdo de mucho, porque era muy chica, pero esa fue la primera vez que mi papá se devolvió de un viaje con una Weber.
Y es una mansa caja! Onda “ES UNA PARRILLA!” Pero ese fue su juguete nuevo por harto rato. Y es por eso que para mi también, asar es sinónimo de Weber.
Todos los fines de semana había pollito asado.
Mi papá compraba un pollo entero y lo hacía en su peculiar parrilla redonda. Ahora que me interesa el tema sé porqué quedaba así, porqué lo hacía en la Weber, porqué hacía el pollo entero…

Después en otro viaje, año 1998 o 99, mi papá decidió comprar otra Weber.
No tengo claro si fue porque la otra murió o porque solo quiso tener otro modelo. (Aunque son todas bien parecidas) Pero es importante la fecha, porque esa es la parrilla que usa hasta ahora. Es decir que esa parrilla que se trajo ese año, 18 años después, sigue siendo la parrilla familiar.
De hecho hoy vamos a ir a la casa de mis papás y probablemente ese sea el menú. Asado en la Weber.
Estas parrillas tienen 10 años de garantía en USA y acá tienen 5. Duran un MONTÓN porque no están hechas para morir como otras… Están hechas para ser tu joyita como parrillero. Y eso es lo que pasa apenas llega a tus manos.

Así es que ahora les cuento mi historia! (Perdonen que me haya alargado tanto)
Como ven… tengo un pasado con las Weber. Son las parrillas que conozco y las que prefiere el asador más bacán que conozco.
Así es que naturalmente para mí eran la mejor opción!
Pero había un mini problema… Acá usamos mucho más la parrilla a gas. Porqué? Por las preemergencias, el smog y por la conveniencia de hacer un asado un día martes a las 6 de la tarde y no tener que esperar a que el carbón esté listo para hacer un par de pulpitos!
Y teníamos una parrilla a gas tremendamente peligrosa. Un water a gas que se incendiaba cada vez que trataba de hacer alguna carne con un poquito más de grasa que un lomo liso.
Cosa más fome que asar sin grasa!
El sabor deja de ser ese que todo el mundo espera. Porque el sabor a asado está en la grasa… los cortes magros hay que dejarlos para el sartén.
Así es que bueno, para resumir un poco, llegó un punto en que empezábamos la carne en la parrilla (por el sabor a asado) y la terminábamos en el horno, por lo peligroso que era seguir tratando de apagar esos incendios!
Así es que era tiempo de cambiar la parrilla y yo llevaba haaaarto rato vitrineando. Hasta que llegué a la Weber Q1200. Parrilla a gas. Chica… con todos los pros de una parrilla WENA CARA GRANDE, en el tamaño de una parrilla portátil. Pero no se engañen con lo de portátil!
Cuando la tuve en frente caché que es del tamaño de todas las parrillas de dos quemadores que andan por ahí!

La diferencia está en que esta tiene una superficie para asar de fierro forjado. Como una plancha de esas que te dejan la carne marcada a rallas. Fina y firulais! Pero bajita… necesitas ponerla en una mesa o comprar la que venden aparte.
Prende con un botón y chan listo! Nada de estar apretando un botón 100 veces, porque este no es de chispa. Es eléctrico… así es que prende más rápido que una cocina a gas con encendido automatico y en las condiciones climáticas que le pongas. Realmente fácil y confiable!

Y Tiene además todo el componente Weber que todos aman… (que ya lo voy a explicar)
En fin… yo vitrineaba y vitrineaba, hasta que la vi a ella. La Weber Q1200. Y patudamente les escribí y les dije que la quería probar y hacer un review para mi blog. Pero quería probarla por una semana… para probar con diferentes cortes y diferentes carnes.
Y ellos muy amables me contestaron al otro día que les tincaba mucho trabajar conmigo, pero no prestaban parrillas… :(

… pensé bueno… no la he probado… cómo sé si es esa u otra la que me acomoda?

(Como cuento aparte, las marcas en Chile deberían prestar todo para que gente común y corriente haga reseñas! No hay reseñas en la web!)

… Mientras tanto, mi hermano nos escribió a todos en el chat familiar (porque somos fan jajaja) que estaban regalando una Weber a Carbón en el instagram de Mercado Mastica. Y que concursáramos! Y yo que nunca me he ganado nada, participé igual… total… no se perdía nada y me faltaba tanto una parrilla… por si las moscas participé.
Pero yo tenía la a gas entre ceja y ceja. Así es que convencí a mi marido de que no necesitábamos 4 quemadores y una parrilla gigante, sino que fierro forjado y calidad Weber. Y procedí a buscarla por todas partes hasta que la encontré en Yapo.cl casi a la mitad jajajaja!  (El que sabe sabe).
Y fue así como la compré y probé y me enamoré…
El mismo día hice pulpitos (Que la Oli ama)
Después en la noche hicimos Mis Mexican anticuchos que acá todos aman. (Son anticuchos de pollo pimentón y cebolla, acompañados con guacamole, crema ácida y ensalada de choclo y porotos negros)

Y así estuve toda la semana asando todo lo que encontré para probar la parrilla. Y la amo. AMO!

Luego llegó el viernes y recibo un mensaje en la mañana. GANÉ LA PARRILLA A CARBÓN! Whaaaaaaat!! no podía creerlo! la mansa cueva!
Ganar una parrilla y de tener un water para hacer asados extremos al borde del incendio, pasar a tener dos WEBER ni más ni menos!

Felicidad. Y aquí estoy ahora. Habiendo probado las dos, contándoles como son y para qué tipo de personas me imagino que serían mejor.

Y Bueno… voy al grano. Porqué estas parrillas son bacanes?
Punto 1.
Las Parrillas Weber se caracterizan por esa forma y tapa redonda.
Su principal característica es que “enfrascan” el sabor a asado dentro.
Es medio obvio en realidad… Estamos súper acostumbrados a asar en parrillas abiertas y todo ese humo y vapor se pierden en el aire. haciendo más difícil que un “asador común y corriente” llegue a un resultado jugoso como de parrillada profesional.
Versus con una Weber, el vapor sube y se condensa. Y baja y se fija en la carne (Carne cualquier carne de cualquier animal. Pollo, vacuno, cordero, chancho, pescado… etc).
Creando un sabor concentrado en una carne jugosa, porque al asarse tapada, se juntan la gracia del asadito, con la efectividad de un horno.
Es tan simple como que nadie hace carne al horno con el horno abierto… No tiene más ciencia que eso…

Punto 2.
Las Weber son fáciles de limpiar.
Al ser redondas hacia abajo también, la grasa cae en una especie de platito o bandeja que tienen debajo y es por eso que además no se incendian o se incendian menos.
En la versión de carbón, la ceniza y la grasa caen debajo y luego uno solo repasa con un cepillo de parrilla y listo! parrilla limpia!
Si es que eres tan fan del asado como yo, y haces muchos asados, pucha que es importante esto! Porque andar limpiando la parrilla a cada rato, además de ser una lata, es un culo siempre!
Bueno… con este sistema no.
Y la Weber a gas es aún más fácil! porque no hay ceniza ni carbón. Solo grasa que cae por un hoyo hacia abajo. Directo a una bandeja desechable (Más encima!) de esas de aluminio como de lasagna… que venden en los sodimac o jumbo. Fá-cil.

Y así llego a la comparación.
Las dos parrillas que tengo, son portátiles. Es decir que son cortas y necesitas ponerlas sobre una mesa o en el suelo.
Son como para ir de camping o hacer un picnic súper producido. Las dos dentro de esa categoría, son mejores que cualquier otra parrilla portátil que yo haya visto.

Si te gusta el ritual del asado más que nada. 
Encenderlo con alguna técnica y esperarlo, para luego asar una carne lentamente con el fuego bajito y calculado, tu parrilla es un modelo como la Jumbo Joe. (La de la foto)

Es el modelo Weber por excelencia, solo que más corto y portátil.
Si te gusta disfrutar del momento “asado” y hacerlo una vez a la semana o dos… esta parrilla es perfecta para ti.
Como dije, es fácil de limpiar y el sabor de tu comida siempre va a ser bueno, sin importar si tienes mucha práctica o no.
A mí personalmente no me gusta tanto hacer el fuego… Me gusta, pero prefiero la inmediatez del gas.
Y basta de pensar que es porque uno es mujer!
Hacer fuego es rematado de fácil y no tiene nada que ver con el género!
La cosa acá es que a quien le guste comer carne asada, tiene que aprender a hacerla y parte de eso es saber hacer el fuego. Tarea que realmente puede hacer cualquiera! Con mayor o menos expertise, pero finalmente cualquiera.
De hecho acá les dejo un video de cómo hacerlo y funciona SIEMPRE.

Si te gusta hacer asado porque sí y porque no.
Tipo… celebremos porque tenemos parrilla nueva. Celebremos porque tenemos olla nueva… celebremos porque hoy es martes, celebremos porque mañana es miércoles jajajaja!
Esa soy yo…
Si fuera por mi, haría asado todos los días… y no solo carne… también vegetales asados… papitas… incluso queques y panes se pueden hacer en la Weber. Porque funciona como horno.
Si te gusta estar en la parrilla simplemente y no te importa qué día es (o qué horario) tu parrilla es la Q1200 a gas.
Esta es una parrilla que cualquiera puede usar, prender… etc.
Si sabes prender la cocina, sabes prender esta parrilla y luego todo lo que hagas queda bueno también!
Puedes partir haciendo cosas simples e ir perfeccionando tu técnica con cortes más difíciles… pero la idea de esta parrilla me imagino que es su versatilidad… hacer salchichas, hamburguesas, pollo, pescado, anticuchos, mariscos, camarones… TODO. Porque es fácil… esa es su gracia!

Para todas las mujeres que aman cocinar y están chatas de hacer la ensalada el día del asado, es hora de tomarse el poder. Y una buena manera de hacerlo, es con una parrilla tan exquisita como esta.
(Además viene en montones de colores súper pindis.)

Sacar aplausos con comidas deliciosas en la mitad de la semana. Y tener a tus niños mega entusiasmados porque van a hacer un asado en un momento súper no esperado!
Comer pulpitos al almuerzo porque sí…
Esta es tu parrilla
(No se nota que es mi favorita?) jajajaa!

Las dos son buenísimas, pero depende de qué tipo de familia seas.
Nosotros tuvimos suerte y ahora tenemos las dos.
Mi marido ama el carbón. Y si él hace el asado, lo va a hacer con la Jumbo Joe.
Yo amo la espontaneidad del gas…
Cualquiera de las dos te va a dar buenos resultados!

Espero que les haya servido mi reseña y que se animen las mujeres parrilleras!
Yo voy a ir subiendo recetas cada vez que haga algo especial en cualquiera de las dos.
Si están buscando parrilla, sin pensarlo dos veces, vayan por una parrilla que les va a durar años de años!

Si les gustó compartan, show me some love!

Comments are closed.